¿Objetivos y a la cama?

Hablando con un amigo le contaba que significaba este proyecto. Y si bien haber hecho las cosas rapido, nos dio velocidad para escribir y ponernos de acuerdo sobre ciertas bases que nos gustaría hacer y otras, por falta de tiempo, quedaron para después.

Quisiera, antes de irme a dormir, dejar algunos puntos en claro.

Como futuro medio de comunicación, un blog, un WordPress, un proto-periodico creo que deberíamos abrir con una buena nota de opinión, una Editorial del medio sobre qué somos, qué queremos, a dónde apuntamos y qué esperar de nosotros. Esto es apenas una disgregacion momentanea y creemos que puede ser pulida, mejorada y mejorada.

Tenemos un concepto de la Nación fundada, basicamente, en los conceptos de unidad de Pasado y unidad de destino. En la busqueda constante de un camino en común. Aquello que esboza el pensador Ernst Renán en ¿Qué es una Nación? Pregunta que el autor, francés, se hace al calor de la disputa sobre los territorios de Alsacia-Lorena o Elssas-Lothringen que cambiaron de manos muchas veces hasta que al día de hoy, y suponemos que de aquí en más, será un territorio francés. Debo decir que las teorías emblematicas son muchas y solamente quisiera mencionar unas pocas, como por ejemplo y citaré solamente Naciones y Nacionalismo del alemán Ernst Gellner y Comunidades Imaginadas del Inglés Benedict Anderson. Por último debo decir que me falta leer -grave error mío- Los llamados a la Nación Alemana, esfuerzo último por aunar filosofía y nacionalismo de manos del eminente Fichte. No voy a aburrirlos con un Estudio sistemático del tema, pero me parece importante hacer una reseña académica sencilla sobre los clásicos imborrables sobre nuestra forma de entender la Nación. No es que no haya mucho más, lo hay, pero no es relevante para un articulo como este.

Esta primera aproximación tiene también, debido a las fechas del segundo centenario de nuestra independencia, una característica especial, que creemos que lo contenido en la primer nota debe ser puesto en contraste más fuerte respecto a la realidad americana y argentina con mayor puntualidad.

Nos definimos como un grupo étnico, que a su vez está compartimentado en muchos otros grupos sucesivamente, que se lo ha ido engordando, pero esa gordura no ha sido no sin despertar ciertas dudas y plantear algunas cuestiones que es importante señalar. Es curioso, pero en esta primera historia que me hago en la cabeza, son más los bolonquis hacia adentro de la colectividad alemana en argentina que los desafios que la subjetividad alemana in toto han tenido que sufrir a manos de elementos pertenecientes a otras colectividades, ya sea la principal de criollos, las nativas, o de las corrientes migratorias de mayor tamaño. También hay que señalar un problema muy particular, que también amerita otro Ensayo-Editorial, que es interno y externo, y que implica a Alemania respecto al judaismo. Judios alemanes, concretamente, que perdieron su nacionalidad y cualquier deseo de ser alemanes durante los tristes años. Es también la opinión que podamos desarrollar respecto, también a los miembros de esa colectividad que hablaba (e intenta volver a hablar) en idish y no son considerados como alemanes. Y, también, a la Gran Causa Celebre Alemán Argentina. Me refiero a la particular historia de los alemanes del Volga, que tanto espero que nos den en estas páginas, que por sus complejidades, hoy no son aceptados como alemanes por el mayor país que representa la cultura y la etnia, pero sin duda, haciendo un mapa de la alemanidad en Argentina, el 50% de los caminos nos llevarían a una casa de madera poblada por decenas de descendientes de estos peculiares alemanes. Extraño ramillete alemán, anterior a la existencia de un mismo Estado Alemán. Desde esa casa es que se forjó la cultura alemana en la Argentina del pasado.
¿Un enemigo? Sí, mejor no mencionarlo, pero sí, existe un enemigo que nos anima con su particular weltanschauung. Aunque algunos grupos representan la idea más cabalmente no nos importan los individuos ni los efimeros grupos, siempre y cuando se mantengan así, como efimeros. Pero no podemos negar la existencia de actitudes comprobadas que a esta altura son casi una (mala) marca identitaria y que deseamos, a fuerza de lógica e información, desarmar. No vamos a convencer al convencido ya. Pero al indeciso. Al que pulula por los diferentes grupos de la colectividad, especialmente los jóvenes, es importante que puedan defenderse de la presión de los pares, de aquellos que tratan de ganárselos con un discurso de superioridad y grandeza. Bueno. Habría mucho más para decir, pero:
Es hoy 26 de Diciembre de 2016. 200 años de la independencia argentina. 200 años de independencia de la Metropolis que nos gobernó como parte (de segunda) de su nación. Aunque en esos años no estuvieramos vivos. No fueran nuestros heridos (tal vez) o muertos (tal vez), cuyas causas hoy no entendemos, ya que muchos somos pro-europa y nos enoja ver a Gran Bretania separarse, y a la vez festejamos cuando hablamos de 1816. Todo eso tiene que ver con nuestra Nación, la Argentina

Nosotros le hablamos al mundo. Salvo excepción, como argentinos, como inmigrantes, como hijos, como nietos… de valerosos hombres y mujeres que viajaron a esta tierra a darle de comer a sus hijos y formarse un mejor mañana. No por algo la alemana es la 4ta. o 5ta. más importante a estas tierras. Somos ciudadanos de estas tierras, lo que no nos impide, como periodistas, de lo que sucede en otras partes del mundo. Cerraré diciendo que, a nosotros, como descendientes de países «germanicos» no nos causa gracia que se hable de la Argentina como de paisucho. Y no por torpe nacionalismo. Por justicia y ecuanimidad. Por ser un mito, si, pero tan mito como es Alemania, Rusia o el Reino Unido. Y porque este mito, que no termina en lo discursivo, sino que tiene efectos muy reales sobre las personas, nos sentimos tan cómodos e incómodos como muchos otros argentinos de orígenes diversos. Entendemos que con el pasar de los años más situaciones de identidad, de patriotismo, de respeto a las leyes, sobre cultura, emociones, etc. se darán. Y queremos ayudar a clarificar esa batalla poniendo en el bolsillo del caballero o la cartera de la dama información de calidad sobre: la esfera germanófona principal: Alemania, Austría, Suiza. Pero también porciones de Francia, Luxemburgo, Italia, Rusia, Rumania, Polonia. Y esas otras porciones, tan particulares, como la germanosfora de Norteamerica, Canadá o de Sudamerica, como la Argentina, la Brasileña, la de Paraguay, Colombia, Venezuela, Perú, que cuenta con una hasta donde tengo entendido. Queremos ser diversos, porque queremos que nuestra hermosa comunidad, hecha de multiples origenes, tenga también su lugar que por tamaño y proyección se merece.
Queremos hablarles a todos. A quienes son alemanes, medio alemanes, de una abuela alemana, incluso a quienes vivieron 6 meses en Alemania o se tomaron unas vacaciones, sabemos que Alemania no causa indiferencia en la Argentina. Es nuestra tarea que no cause indiferencia por las cosas buenas, y que también nos indignemos con las malas. Después de todo, en la medida que nos hacemos de algo, de un amor, por ejemplo, ganamos el derecho a decir lo lindo y a contar lo que nos parece malo.
Hay lugar en este club para esos primos no tan lejanos, los alemanes judios, que pueden seguir siendo nuestros primos, o nuestros hermanos, siempre y cuando lo deseen. Partimos de la misma base que nos autoimponemos: el desacuerdo también nace del amor.
Y hablaremos del pasado -su servidor quien escribe, como historiador-, del arte, de la cultura, de los cambios, de política, de derechos, de inmigración, de la Argentina y los susodichos paises y pequeñas Heimat que llevamos dentro y que nos hacen hermanos. Hermanos dentro de esta gran Nación, Hermanos con los Hermanos del otro lado del Oceano, Hermanos entre todas las ramas de nuestro árbol, y Hermanos con el resto de la humanidad.

2 comentarios sobre “¿Objetivos y a la cama?

  1. Danke Schön, ich danke Ihnen por todos esos pensamientos sobre la propia identidad nacional, ha sido fuente de inspiración, y han dejado un entramado y complejo circuito de ideas haciendo sinapsis unas con otras.

    Me gusta

  2. Nos alegra escuchar eso. Constantemente pensamos de dónde venimos y a dónde vamos. Hemos evolucionado también, y de no tener certeza alguna, ahora tenemos algunas… pero lejos estamos de tener la palabra santa. Eso sí, acompañamos la duda con una sana cantidad de investigación e introspección. Pronto vendrán notas mejor explicadas y con más fuentes. Gracias por leernos!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s